Mar de leva

El comentario corría por toda la ciudad como la brisa: “El mar está pircado”. Los pelaos, emocionados, hacían preparativos para el encuentro en la playa.

La mañana, pese al fuerte sol, tomaba una connotación brumosa por las partículas de agua dispersas en el aire. Las olas encrespadas alcanzaban más de diez metros. Unas reventaban con fuerza sobre la arena salpicando espuma y otras, en cambio, se deslizaban suavemente entrando más allá de lo acostumbrado en la playa.

Bien temprano empezaban a llegar los pelaos. Venían en vestidos de baño, pantalonetas o “mochos”, descalzos y si acaso con camisetas, pues llevar más prendas era correr el riesgo de perderlas y, además, los ánimos no estaban en esos momentos para cuidar ropa.

Negra y el Morro. Oleo sobre lienzo 110 x 45 cms..

Negra y el Morro. Oleo sobre lienzo 110 x 45 cms.. J. Zuñiga

Las olas en la bahía de Santa Marta se forman próximas a la orilla, contrario a lo que sucede en otras playas que desde bien adentro ya vienen arqueadas y con las crestas espumosas. Por eso no son aptas para practicar el surf (deslizarse de pie sobre las olas en una tabla).

Para bañarse en el mar de leva sin riesgo de tragar agua, había que conocer las maneras de enfrentar el oleaje. Así, cuando la ola venía alta pero aún no había formado la cresta, se saltaba para subir con ella; si ya traía la cresta formada y estaba próxima a reventar había que agacharse y dejar que pasara por encima o clavarse en la curvatura.

No guardar alguna de estas recomendaciones era exponerse a ser arrastrado envuelto en un remolino de agua y arena, con pérdida del sentido de orientación; esto es, sin distinguir dónde es arriba y dónde abajo y tragar buenos buchados de agua.

Las victimas de esas revolcadas terminaban arrojados como Jonás sobre la arena, se levantaban acezantes y turulatos como zombis, con los ojos desorbitados. ¡Tremendo susto!

Toda la playa era un espectáculo que gozaban tanto bañistas como observadores. En el malecón, al final de la calle Santa Rita, el reventar de las olas formaba diversas figuras con la espuma que ascendía impulsada por la fuerza del choque. Muchos muchachos utilizaban el tajamar como trampolín para lanzarse al agua, haciendo figuras acrobáticas con el cuerpo antes de chocar con la ola.

Por las noches, las figuras que hacía la espuma al esparcirse en el aire resaltaban sobre el fondo oscuro del firmamento, haciendo el espectáculo más fascinante y atractivo.

Cada vez que pasaba por ese sector, del malecón o tajamar de la calle Santa Rita, se encendían en mi mente los recuerdos de aquellos años en que nos gozábamos el mar de leva. En estos días, al pasar por allí me sorprendí, pues no se puede ver el mar ni las olas ni el horizonte ni El Morro: lo impide una valla metálica que delinea el bordillo del rompeolas. La marina internacional.

Anuncios

Olas que no veremos

Me referí, hace algún tiempo, al atractivo espectáculo que ofrecía el extremo izquierdo del malecón en la bahía al reventar de las olas contra el tajamar. De noche era especial, soberbio, al destacarse, sobre el oscuro fondo, el reguero ascendente de espumas que alcanzaba considerable altura. Notable, también, la audacia de los pelaos que hacían clavados olímpicos contra el oleaje, en los cuales debían caer precisos en el cuerpo de la ola, pues antes y después de ésta se forman vacíos, y caer en uno de éstos era chocar con la arena o las piedras del fondo.

Me sorprendió, en estos días, ver a un grupo de niños lanzándose  desde el segmento de malecón comprendido entre las calles 12 y 13. Tomaban impulso desde muy atrás y se lanzaban, unos de pies y otros de cabeza con los brazos extendidos. Caían al mar, igual que en las viejas épocas. La playa de ese sector había desaparecido y el agua llegaba hasta el tajamar, con una profundidad apreciable que permitía a los muchachos hacer sus clavados. Y ¿dónde está la playa?

Después de la draga china que rescató algo de playa, el mar volvió a llevarse la arena. Construyeron luego dos espolones y trajeron arena quién sabe de qué desierto, pero de playa no era. Algún iluminado gerente de Puertos, cuyo nombre no me interesa, abrió un boquete en el cerro de las “Abras de Santa Ana”.

Más allá de las playas del batallón Córdova y de  san Fernando, he observado desde siempre formaciones de arena en el pie de cerro similares a la que existió años ha en el Rodadero (de ahí su nombre). Hoy esas formaciones son de un tamaño muy superior al que recuerdo de cuando niño. Sostengo, porque sí, que el aumento de tamaño de esos “rodaderos” se debe a los cambios de corrientes originados por el hueco que hicieron en el cerro, y a las edificaciones cerca de la playa que han desviado la fuerza de los vientos, dando como resultado que la arena en lugar de depositarse sobre las playas, manteniendo, podría decirse, el deposito natural de éstas, fue arrojada sobre las playas que se hallan más allá del batallón. Incluso, éstas de por sí ya son más altas que las que se encuentran frente al Paseo Bastidas.

La construcción de dos espolones permitió ganar algo de playa y con el relleno desapareció la depresión que permitía que el agua chocara en el extremo sur del malecón. Desapareció también el espectáculo, gratuito por cierto, para propios y visitantes, a que me he referido en los primeros párrafos.

El espolón izquierdo, empero, siguió creciendo, porque así fue dispuesto, y nada más tengo que decir, y se convirtió en la “Marina internacional” con capacidad para 90, 100 ò más yates, lo mismo da. Ésta cosa se abrió como un abanico de piedras sobre lo que creíamos era nuestra playa, en la que corrimos y nadamos desde niños, y que, junto con otras cosas, nos llenaron la cabeza con la esperanza de que Santa Marta tenía vocación turística o que era la ciudad turística por excelencia. Se vino desde el Club Santa Marta hasta llegar casi a la línea de la calle 18. Sin duda alguna buscan consolidar alguna forma de turismo que muy pocos saben de qué se trata o cómo es.

Lo que queda de la bahía de Santa Marta quedó comprendido entre las líneas de prolongación de la calle 18 y la calle 13; es decir, nos dejaron un pedacito de 5 cuadras. Qué barbaridad. En Cartagena se inventaron playas donde no había e hicieron de esa ciudad lo que hoy es, en cambio en Santa Marta las playas que nos había dado Papa-dios las volvieron mierda.

Porque no hay que creer que ese saldo de 5 cuadras de playas que nos queda de consolación es pura utilidad para el pueblo bañista y deportista, local o visitante. No, señor o señora, no sea ingenuo, por decir lo menos, eso que he llamado saldo de playas es apenas el espacio suficiente para verter los desechos orgánicos de los yates apostados en la marina.

Sin entrar a considerar qué traen en los yates quienes viajan en ellos o se llevan cuando se van, que es asunto de la autoridad competente, hay cosas que indudablemente no pueden faltar. Porque los tripulantes de esas naves se alimentan, comen sólidos y toman líquidos, y estos elementos después de haber sido procesados orgánicamente han de ir a para al mar en forma de micción y heces o excrementos.

En poco tiempo hemos de ver las diáfanas, trasparentes, aunque negras en el fondo, verdiazules aguas del saldo de bahía, cambiadas: con un movimiento lento, como agua pesada, de alta densidad como el mar muerto. Aguas de las que por el solo olor podremos identificar su contenido.