La loca Rosarito.

Siempre estuvo con un largo vestido que le llegaba hasta los pies y arrastraba al caminar, sin mangas, de color a sucio. Sin duda alguna fue blanco. A pesar de la suciedad no se le veían arrugas, la tela caía en pliegues verticales. Mujer alta, esbelta, de tez morena. Sus cabellos formaban una masa indescifrable, una pasta tiesa agrupada en moñas de todo el tiempo. En la cara y en los brazos se le veían manchas más oscuras que la piel, formadas por la mugre acumulada.

Apoyada en la cintura y sostenida por una mano mantenía una caja de cartón en la que guardaba potes y frascos de diversos tamaños, bolsas de papel y algunos envoltorios en tela, de los cuales algunas señoras decían que eran menjurjes y polvos para preparar bebedizos y cosas de hechicería. Con el tiempo, el uso y el sudor el cartón de la caja se iba desmigajando hasta perder su forma. Iba entonces al almacén Iris y con voz misteriosa pedía al señor Joaco que: “Por gracia de la santísima trinidad, la virgen María, la infancia del Niño Jesús y todos los santos, le regalara otra caja para cambiar esa que ya había cumplido con su menester”. Salía del almacén con su nueva caja sin abandonar la otra, y en algún rincón o en el zaguán de alguna casa donde nadie la viera hacia el cambio.

Dormía en algún sitio que no preciso y en algunas de las casas, en las cercanías de la iglesia San Francisco, le daban sobras de alimentos que guardaba en los potes y bolsas que portaba en la caja. Se le veía tomar un líquido blanco de uno de los frascos que cargaba.

Siempre la vi merodeando por la Iglesia San Francisco. Los domingos entraba a misa de once, permaneciendo todo el oficio recostada a una de las puertas. A la salida recibía algunas monedas de personas que estiraban el brazo para dársela pero que en gesto de repugnancia volteaban la cara para otro lado.

Tenía un andar suave y ceremonioso, nadie se metía con ella ni ella miraba a nadie. Andaba como abstraída, casi levitando. Solo se le escuchó la voz en toda su potencia cuando se incendió la Iglesia de San Francisco el 29 de junio de 1962. Parada frente a la puerta, en el atrio, embutida en su batón mugriento que alguna vez fue blanco, dejó sobre el piso la caja de cartón que llena de cosas llevaba siempre consigo, echó hacia atrás la cabeza coronada por una abundante mata de pelo tieso, levanto los brazos y gritó: ¡Socorredle, socorredle, que esto es obra del maléfico!

Cabe la posibilidad de que haya subido y desaparecido en las alturas en un acto de levitación, lo cierto es que nunca más volví a ver a la loca Rosarito.

Anuncios

5 pensamientos en “La loca Rosarito.

  1. Historico, interesante y bien escrito artículo sobre un personaje realmente misterioso de la Santa Marta que se nos fue. Ojalá alguien informe que fue de ella. Un abrazo.

  2. Si, Joaco, la recuerdo vagamente pero se le puede agregar, que en esos tiempos, también era la entretención más agradable de las calles y callejones: la de burarse de esos seres enfermos, sin seguridad social; pero seguro con familiares que los querían y les dolía verlos deambular por los alrededores del mercado viejo paseando su desgracia, para el disfrute de muchos…hasta de los policías.

  3. Conoci a esa mujer que llamaban La Loca Rosarito o la Loca Chayo como tambien le llamaban, pues tambien andaba por el parque de San Miguel, en los tiempos en que estudiaba en la Escuela del Municipio de Santa Marta cuya directora fue la seño Imelda Diazgranados.En una mano ella siempre tenia su cajeta mientras que la otra se la ponia en la cintura mientras expresaba alguna cosa o respondia a las frases groseras que le gritaban algunos mal educados de la epoca.Junto con esa femina existieron otras como la Tabaquito, La Chiva (quien perecio en un tragico accidente de buses en el sector donde hoy esta el Barrio Maria Cristina y el 17 de Diciembre mientras viajaba en el bus El Norteño), La Pelua (quien tambien andaba con su hijo loco), Hubieron otras tambien con trastornos mentales entre ellas una que violo un policia y de eso nacio una mujer con una gran inteligencia.

  4. EXCELENTE JOACO POR ESE ESCRITO CORTO PERO LLENO NOSTALGIA POR LA REALIDAD DE NUESTRA COMARCA QUE SE PERDIÓ Y MAS CON EL MAL LLAMADO RECUPERACIÓN DEL CENTRO HISTÓRICO.
    ES CIERTO LO DEL AMIGO ROBINSON HERNANDEZ, QUE EXISTIÓ LA PELUA, LA TABAQUITO, LA CHIVA NO ALCANZO A RECORDARLA.
    UN ABRAZO.
    JOSE SANCHEZ SEGRERA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s