El cartero no ha desaparecido

En las pompas fúnebres de un amigo me correspondió hacerme cargo de la oratoria y en el discurso pronuncié algunas palabras que ya había escrito antes con motivo de su nonagésimo cumpleaños; éstas decían: “En ocasiones, por las tardes, se le ve en el rostro la nostalgia que produce en los enamorados la ausencia del cartero que no llega, es la eterna espera de la mesada pensional”. A varios de los presentes les pareció irreverente de mi parte esa alusión. Hoy la traigo a cuentas por aquello del cartero y la espera ansiosa que en los enamorados, y en los demás también, producía su demora o ausencia.

Recuerdo, en los sesenta, de estudiante en Medellín, que en un viaje en auto-ferro conocí a una joven de Ocaña, hicimos amistad durante el trayecto y, después, nos escribimos durante largo tiempo. Llegaban hasta dos cartas por semana, que era mucho considerando las dificultades del transporte en ese entonces. Por las tardes, al llegar del colegio, tan pronto entraba en la casa miraba hacia el teléfono en busca del sobre estampillado. El teléfono era de pared y detrás de los cables, encima del aparato, me dejaban los sobre que llegaban. Eran cartas de tres o cuatro hojas rayadas, de block, escritas por ambos lados y algunas llegaban con mechones de pelo, labios impresos con pintalabios de variados colores y diferentes expresiones, fotos en blanco y negro y una que otra estampita del santoral.

 “Nadie extraña al cartero” titula un post del pasado 14 de diciembre del blog Internet pa’l diario, de El Espectador. En el que se refiere a ese personaje casi legendario, de antaño, que la tecnología ha desplazado y cuya figura reposa sólo en la memoria de aquellas generaciones. El avance de las comunicaciones por medios digitales ha sacado al cartero de circulación.

 ¡Pero el cartero no ha desaparecido! Se acabaron las cartas personales escritas unas en papel rayado de block o en esquelas perfumadas, largas o cortas. También aquel interesante y novedoso, en su momento, sistema de “Entrega inmediata” identificado en el sobre con una etiqueta roja y el de “Recomendado”, que debía reclamar el destinatario, previo aviso, en las oficinas de correo; éstos en el correo aéreo de Avianca, porque en el Postal, llamado también Nacional, primaba la lentitud en extremo. Esas cartas han sido reemplazadas por el email y por todos los sistemas de “chat” y por el celular. Pero las cartas aún subsisten y su tráfico es compartido ya por la red electrónica o por las modernas empresas de mensajería, que existen en considerable cantidad; además de 4-72 que sustituyó al correo Postal, y que desde hace algunos meses dejó de ser inmediata para entrar en franca lentitud; incluso, inoperancia. En esta el telegrama, utilizado especialmente por la rama judicial, tarda meses para llegar, si es que realmente llega.

 El Marconigrama de comienzo de mes, cuando se estudiaba por fuera, era un de los elementos generadores de angustia y desespero. Era rápido y efectivo, llegaba el mismo día y nos cambiaba, con solo verlo, el ánimo. Decía, por lo general: RECLAMA GIRO BANCOMERCIO TU PAPA. Pero después, cuando se agilizó y automatizó el servicio de larga distancia, se vino a menos.

 Las cartas de orden personal, de saludo, familiares o románticas (¿todavía existen éstas?) cambiaron de material y de medio, pero aún perviven. En el orden empresarial y comercial se sigue manejando correspondencia y las cartas, llamadas oficios, se envían por mensajería o por correo electrónico, que ofrece todas las garantías de recibo, etc.

 ¡Pero el cartero no ha desaparecido! Sigue recorriendo calles y carreras, tocando puertas o timbres, metiendo los sobres en el buzón o tirándolos por debajo de la puerta. Hace su rutina en motocicleta o en camionetas y algunos hasta en bicicleta, pero ya nadie los reconoce como carteros ahora son mensajeros, empleados de las empresas de mensajería.

Anuncios

3 pensamientos en “El cartero no ha desaparecido

  1. Hola Joaquín: como siempre tus artículos nos recrean.

    ” Las cartas son y serán un interesante ejercicio académico, se escriben al amigo(a) hermanos, padres novias(os), siempre guardan entre sus lineas algo de los humano que aún tenemos”.

  2. Joaco hoy ya no llega el cartero y los pocos que quedan aún son los que entregan cuestiones especiales certificadas o judiciales sobre todo, pero hoy una vez se conozca una chica o algo así de bastante interes entonces, no te dejaran ni dormir los pling, plig, pling, o cualquier otro sonido que hayas escogido en tu aparato de comunicacion movil, que bastante problemas te podrían traer si no se da de momento una buena explicacion.

  3. Joaco muy bonito su escrito al cartero la verdad hoy en dia todavia llegan los carteros con buenas noticias, espero no desaparescan te deseo una feliz naviadad junto con Alma y tus hijos Dios te ebendiga a cada momento y para siempre
    jorgee10221@

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s