En la calle de la Cruz

Corrían los primeros años de la década del 50. Habíamos llegado a ocupar la casa de esquina en la calle de la cruz con carrera sexta. Estas vías no estaban pavimentadas. La calle de la Cruz o 12 tenía mayor circulación de vehículos por lo que preferíamos jugar del lado de la carrera. La tierra destapada permitía hacer el huequito para el juego de boliches, igual que trazar la ruta de la vuelta a Colombia, que escarpábamos con una tapa de gaseosa en el piso de barro, formando un extenso canal curvilíneo en el que debían deslizarse, tiro a tiro, las canicas hasta que alguna alcanzara de primero la meta, consistente en llegar a un huequito en uno de los extremos de la ruta. Se jugaba fútbol con bola de trapo. Jugábamos también las diferentes versiones del trompo, el piso de barro permitía hacer un mejor juego, pues sobre el pavimento el trompo rebotaba corriéndose el riesgo de que golpeara e hiriera a alguno, además el permanente golpe con el concreto hacía que se doblara la punta y el trompo terminaba “zarandeto”. Sobre el piso se trazaba el triangulo con las divisiones reglamentarias para el juego de chequita. Al volver a jugar, al día siguiente, sólo teníamos que repintar la curva de la vuelta a Colombia, el circulo para el juego del trompo con una moneda en el centro o el triangulo para la chequita. Cuando llovía todo desaparecía.

Nubarrones negros por el lado de Taganga era señal inequívoca de aguacero. Cuando este se desataba ya los muchachos estábamos preparados para el baño. El primer aguacero de la temporada producía inconformidad, pues los padres impedían que nos bañáramos con las primeras aguas porque estas arrastraban toda la suciedad de la atmósfera y de los techos. Con el segundo, nadie podía ya detener las bandadas de pelaos chapoleando agua por las calles que fácilmente se llenaban. Del techo de la casa de los Ariza Caiafa salía un tubo que expulsaba un grueso y largo chorro de agua, bajo el cual formábamos un tropel luchando por un mejor puesto. Cuando el chorro perdía fuerza y por lo mismo interés, salíamos corriendo para la playa donde terminábamos dándonos un baño con agua de mar, que con la lluvia se ponía tibia en la superficie mientras el fondo se mantenía de un frió intenso. Retozábamos y jugábamos bola. En esa época ningún rayo se atrevió a meterse con nosotros, como viene ocurriendo en estos tiempos que ya ha cobrado varias victimas entre los bañistas en días de lluvia.

Con los aguaceros la carrera sexta entre calles once y doce quedaba inhabilitada para jugar boliche, trompo, bola de trapo o chequitas. Un ancho y extenso charco cubría todo el espacio. En los primeros días aparecían mariposas de variados colores y algunas libélulas sobrevolando a ras de agua. Los pelaos echábamos a navegar botes y barquitos construidos en cartulina o papel, labrados en madera o una simple tabla, que halábamos de la proa con un hilo o pita. Este apacible juego duraba hasta cuando alguno irrumpía chapoteando agua y producía un catastrófico y colectivo naufragio que rematábamos con una lluvia de piedras sobre las naves. En el retomar piedras del agua para arrojarlas de nuevo, resultaba siempre algún descalabrado.

Con el paso de los días el charco se iba secando y sobre la superficie se formaba una nata verde, los zancudos desplazaban las mariposas y el hedor se hacía cada día más insoportable. Al tiempo aparecía una moto-niveladora que llamábamos “catapila”, en asocio con la marca. Era un aparato parecido a una mariapalito o mantis religiosa, con llantas pequeñas adelante y más grandes atrás, con una cuchilla que arrastraba sobre el piso para nivelarlo, luego de que un volteo vaciara tierra sobre el charco. Quedaba el terreno seco y liso para empezar de nuevo a trazar la ruta de la vuelta a Colombia, hacer el huequito para el juego de canicas y la circunferencia para el juego de trompo.

Anuncios

13 pensamientos en “En la calle de la Cruz

  1. Oyeme Joaco esas coordenadas que tu describes no eran tambien las del famoso remontador de calzado “Linche” , que durante mucho tiempo permanecio alli, y de el se hablaba mucho en Santa Marta como remontador de calzado y de fabricar calzado para los tan popularmente llamados “Pata e Ñame”, por que para ellos no habia numero en ninguna de las zapaterias que le quedara al gigante pie.

  2. Bacano el escrito, me recordó que viví esa transición de la Santa Marta con visión turistica en la calle del Cangrejalito con el callejón de San Carlos…

  3. como mujer hermana entre dos hermanos jugue mucho la vuelta a Colombia, fue una niñez muy hermosa, recuerdo mucho la calle de la cruz, la casa de tia Gracia llena de flores y de multiples pàjaros, asì como los cumpleaños de ustedesy las Fontanilla, me da mucha tristeza el estado actual de esa calle. En nuestra Fundacion EMAUS, estamos en la tarea de la recuperaciòn de esos juegos tradicionales con encuentros inter-generacionales a fin de que los niños y niñas puedan conocerlos y disfrutarlos

  4. Pero por estos lares a esas bolitas se vidrio con una figura de colores en su interior, y otros materiales no les llamabamos canicas, les deciamos boliches y segun su tamaño y color recibia distinta nominaciones.Habia unas muy o unos muy vistozos y le deciamos venezolanos a los transparentes agua marina (estos eran los de las botella de whisky white horse ), boliches de hierro a los balines.Los grandes eran bolones y asi segun su apariencia se denominaban.Estos juegos de boliches eran muy divertidos, terminaba uno con las manos y los pantalones, que cuales pantalones, los pantaloncitos quise decir.Me gustaba el del cuadro o cortapiza con el hueco en el centro ya que cuando no habia cortapiza se recorria casi toda la calle y era mas dificil el juego.Tambien habian otros juegos con estos boliches y se combinaba con los famosos numeritos o laminas de deportistas y luchadores que tiempos aquellos, hoy los niños jugaron primero con el atary, luego los tamaguchis y ahora en la tienda en los celulares en todas partes se encuentran un juegos electronicos.

  5. Creo que todos los contemporaneos del escritor tuvimos la misma infancia. Por mi calle, Cangrejalito, con la avenida 5ª,pasaba un carro cada mil años y jugábamos hasta de noche en la calle, a la lleva y otros entretenidmientos ya desaprecidos. Ojalá Sarita con EMAUS logren rescatarlos. Un poquito mas allá de la casa de Joaquín había algo delicioso: la venta de algodón de azúcar, recuerdan?

  6. Bueno, de las primeras lluvias me acuerdo, que lo primero que se nos venía a la mente era salir a mojarnos, no por el placer del agua fresca en nuestra piel, sino para ir a invitar a las Maduro, para que salieran con sus camisetas blancas de trasparencia…¡ay! que no me acuerdo de masná.

  7. En la calle de la Cruz con carrera sexta recuerdo mi infancia con aquellos amigos como Luis Carlos Zuñiga (Patico), Cesar, Ernesto y Nenito Caiafa, Los Arizas, Los Fontanilla, Pepe Grillo, Moncho y los vecinos de la 13 de apellido Santander. Tambien llegaron unos vecinos procedentes de Aruba quienes parecian gitanos ya que todos sus juguetes eran diferentes a los nuestros. Tenian unos trompos zarandetos que eran sin cabeza y planos en la parte superior. Lorenzo era uno de los arubanos y era un berraco para partir trompos y boliches, recuerdo que el primer trompo que partió jugando fue el de Nenito Caifa, a causa de esto se formo la primera pelea entre Lorenzo y el primo de Nenito, Gustavo Ariza. Tambien fueron muchos los boliches partidos por Lorenzo hasta el punto que decidimos mejor intensificar el juego de la vuelta a Colombia, juego en el cual Lorenzo era torpe y siempre se salia del camino hasta terminar aburrido y arrancar para su casa.
    De la zapateria Linche recuerdo que recogiamos las sobras del cuero para rellenar las bolas de trapo y tambien para hacer la parte de la honda donde se coloca la piedra.
    En el callejon jugabamos con bola de trapo hasta cuando se puso de moda la pelota de letras, Patico era siempre el dueño de la pelota de letras.
    Por esa epoca vivian en la calle de la Cruz los jugadores del Unión Toledo, Sallas, Odacir, Warner Rodriguez Braga ( Cañandonga) y Curentiña. Nosotros eramos felices juagando en el callejon y cuando estos jugadores precensiaban los partidos.
    De todo el grupo el único que alcanzó a jugar el Pescaito fue Luis Carlos Zuñiga.
    Para esa epoca estaban de moda los radios transistores pequeños, sus dueños chicaneaban con estos radios escondiendolos debajo de su ropa con el fin crear intriga acerca de donde salia el sonido.
    Con un radio de estos escuchamos en el Callejón el famoso partido Rusia Colombia ( Mundial de Arica Chile 1962) , partido que quedó 4-4.
    Joaco con tus escritos nos haces remontar con nostalía esa época maravilosa, de la cual todavía falta mucho por contar.

    • Efectivamente, solo hasta hace algunos meses supe por boca de Luis carlos que él estuvo entrenando y jugando como uno de los prospectos de Jaricho en Pesacaito, con buenas perspectivas, decía con nostalgia, pero que en casa papá se opuso. Luís Carlos, además, se destaco en el basquet – boll y fue a representar al magdalena en varias ocasiones.

  8. Buen articulo como todos los tuyos, primo. SIgue con esa vena que es la que nos mantiene unidos a La Samaria cuando estamos lejos, porque son radiografias de nuestra ninez. Y tu Sari, echale ganas a sacar adelante el proyecto Emaus y quien sabe si las nuevas generaciones de celu y lo demas se le midan, pero hay que insistir, porque bien vale la pena. Un abrazo y gracias por los demas comentarios, especialmente Edmundo y Papillo. Un abrazo paisanos.

  9. bueno joaco teniendo en cuenta las dos decadas que nos separan, mis recuerdos de la calle 12 son bien distintos pq para entonces ya todo estaba pavimentado, no habian ya niños jugando en la calle, si recuerdo al señor del parqueadero de enfrente que le decian davirias, aun vivian los ceballos, enfrente, elvirita que sigue alli, estaban los bermudez mier y los bermudez cañizares, nos permitian patinar en el sardinel de enfrente donde vive elvirita benavides, y despues por las tardes mi tio andres con mi tia nena nos llevaban a pachy y a mi a caminar por el camellon, donde tambien existia un buen espacio para patinar, tambien recuerdo a linche a donde mi tio andres nos compraba cuentos, cuando llovia se hacia una corrientica de agua pegada al sardinel entonces le decia a nena que me hiciera un barquito de papel para ponerlo alli y ver como se iba, tambien recuerdo que en la misma calle 12 entre carrera 5ta y 6ta, como a la altura de donde tienen el almacen las monjitas, en la acera de enfrente, mi tia nena y yo ibamos a comprar unos nenes ”muñequitos ” de azucar rellenos de miel, logre comerlos como dos veces ya despues nunca mas los hicieron, tal vez murio quien se encargaba de eso….hummm pero mis recuerdos estan dentro de la casa de mi abuela mamapepa, en el techo, debajo del palo de tamarindo donde jugabamos pachy y yo, para ese entonces solia tener una gran imaginacion y jugaba a creer que alli en el palo de tamarindo habian duendes y hadas, me encantaba disfrazarme, tambien simplemente tirarme al piso y a mirar el palo de tamarindo donde llegaban periquitos ”mangueros”, marialucias, chichafria y me encantaba contemplar las hojas verde viche que se ponian hacia el mes de diciembre, ah eso tambien eramos felices recogiendo tamarindos para hacer las bolas de tamarindo, que le vendiamos a nuestro tios….recuerdo mi papa tenia el consultorio a la vuelta, sobre la carrera 5ta y era feliz cuando oia que abria la puerta y yo gritba papa, llego mi papa y salia corriendo a saludarlo, al mismo tiempo que gritaba papa papa lo hacia el loro de sofia, jajaja aun si yo no gritaba el loro al ver a mi papa le llamaba papa tambien…..que bonitos recuerdos….como ves para ese entonces poco nos dejaban jugar fuera porque ya habia mucho trafico, de modo que todo era dentro de la casa.

    • Criss, al pareces no conociste el mico que tena tu abuela, amarrado desde la cintura con una cuerda hasta el mastil que llegaba bien arriba del palo de tamarindo, creo. El de los cuentos debi ser “chao”, Linche tena una zapatera frente a mi casa en la calle 12 con carrera 6. De verdad que hemos vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s