Adiós, doctor Arturo Bermúdez B.

Los de mi generación, y algunos más, en Santa Marta, fuimos auscultados casi todos por el médico pediatra Arturo Bermúdez Bermúdez. Recuerdo que, en ocasiones, llegaba a casa de mis padres en consulta a domicilio para examinarme por la fiebre alta y el malestar en la garganta producto de una perniciosa amigdalitis que me persiguió hasta avanzada la adolescencia. Arturo, como amigable y familiarmente lo tratábamos, luego de cruzar algunas palabras con mamá y la tía, se despedía dejando la tenebrosa receta sobre la mesa: tres ampollas de allerpen. Pero del doctor Arturo no solo tengo ese recuerdo, dejó todo un legado que nos lleva a reconocer una Santa Marta de encanto, mágica, en sus libros Materiales para la historia de Santa Marta, El adelantado don Rodrigo de Bastidas, Los piratas…  ensayos y artículos de revistas y un magnífico álbum de fotografías de la ciudad de ayer que hoy nos permiten ver qué tanto ha cambiado la ciudad, para bien o para mal.

Lo cierto es que mientras el pequeño e incipiente “rodadero” que de niño veía yo allá, después, mucho después del batallón Cordova ha crecido tan alto como el que hubo alguna vez en el Rodadero de Gaira, la arena de la playa ha desaparecido hasta el extremo que se ha perdido un buen trecho de ésta. Esa arena, sin duda alguna, fue a dar allá en el terraplén al sur de la bahía. Así desapareció también una hermosa obra arquitectónica: donde funcionó el batallón Cordova, entre las calles de La Cárcel y de La acequia con el Paseo Bastidas; También, entre la calle de la Cárcel y la San Francisco, el parque de Santander con sus cuatro cañones, uno en cada esquina, con sus callejuelas demarcadas por crotos siembre bien podados, y en el centro la estatua del Hombre de las Leyes, y la estatua de Simón Bolívar ecuestre dentro de un nicho, una miniatura que permaneció en el parque de Bolívar, al lado del Montesori, hoy Edificio de los bancos y tantas otras cosas que de verdad hacían de Santa Marta un encanto y que han ido desapareciendo. Sea para bien o para mal.

Gracias al empeño y dedicación del doctor Arturo Bermúdez Bermúdez podemos hoy tener noticias de todas esas cosas de Santa Marta que ya no están, que pertenecieron a una época en que esta ciudad tenía un encanto mágico así no lo tuviera todo.

Arturo Bermúdez Bermúdez fue un hombre que supo ponderar su vida para dar a cada aspecto de ella lo que le correspondía. Ya lo ha dicho su hija Cristina: “…no te faltó nada por hacer porque fuiste buen esposo, padre, abuelo, amigo, hijo, hermano, médico, ciudadano incomparable que hizo tanto por su ciudad y su historia.” Y por encima de todo eso fue un ser extremadamente sencillo y ajeno a toda rimbombancia. Escuché a un familiar de él comentar que Arturo, refiriéndose a su propia muerte, había dicho que a él lo enterraran en cuatro tablas rusticas claveteadas.

Fue cofundador de la Academia de Historia del Magdalena y su presidente por muchos años. No ha tenido Santa Marta en el plano de la intelectualidad un gestor y luchador incansable por la ciudad, su cultura y su historia, como Arturo Bermúdez Bermúdez y si bien por su manera de ser no exigió nada para él, aparte de ver sus proyectos históricos culminados, sí amerita el reconocimiento, admiración y agradecimiento por todo lo que fue.

A su partida de este mundo, el pasado 17 de mayo, se programó un homenaje en la catedral el 19 a las 9 de la mañana. Sentí, lo que llaman vergüenza ajena. Esperaba la catedral con una asistencia llena hasta el atrio y desbordante por las puertas laterales, pero no, escasamente cubría la mitad de las bancas. El Señor Gobernador y el señor Alcalde con sus respectivos gabinetes debieron ocupar puesto en las primeras bancas al lado de Nora y sus hijos, pero no, el gobernador mando con una funcionaria un decreto de honores y el alcalde envió también sus excusas. El señor obispo debió estar ocupado con la programación de Pentecostés y no pudo oficiar, pero al menos la misa debió ser por lo menos celebrada por tres curas con capa pluvial y todo eso, pero no, celebró un solo sacerdote, y he de reconocer que lo hizo con mucha solemnidad. Es preocupante y desesperanzador que más de la mitad de los asistentes ya hemos cruzado la línea de la tercera edad. ¿Dónde estaba Santa Marta para decir adiós a uno de sus ciudadanos más preciados? Ya lo he dicho antes: Santa Marta al lado de sus encantos mágicos arrastra una bellaquería ancestral.

Anuncios

22 pensamientos en “Adiós, doctor Arturo Bermúdez B.

  1. Así es Joaco y yo le agrego lo siguente:
    No era el solo que actuaba asi, casi todos los medicos entre los que menciono :El Dr Bichara Sablech, Pascual Haita, Rodrigo Vives, Julio Mendez Barreneche, El Dr Carlos Polo, El Dr de la Rosa, El Dr Serna y muchos otros que no recuerdo, cada quien en lo que se destacaban de momento pero que todos en general estaban atados a su juramento Hipocratico y realizaban sus acciones medicas a la comunidad de gratis sea cual fuere la hora, siempre que sonaba el telefono en sus casas o donde fuera que estuvieran atendian el llamado de llegar a sanar a un ser humano, (oyeme Joaco siempre que se le llamaban a estos medicos los telefonos fijos, esos aparatos grandes y negros con la marca siemens o ericson no estaban dañados, ahora ni contestan el Celular y se muere la gente por que no llegan a cumplir con su deber.) y lo mas destacado todos ellos pertenecian a importantes fundaciones y asociaciones destacadas de medicina en Colombia.

  2. Y qué más esperabas, estimado Joaco. Esa es nuestra “condición humana”. Una ciudad perdida hacia el futuro, ya que no tiene ni tendrá memoria histórica. Sólo el espectaculo se impone entre los vivitantes de nuestra tierra. Y quienes son los que hoy la viven. Aquellos desterrado. Los que no hallaron solaz en otras. Se a ido un intelectual por sus obras. Se ha ido un galeno, medico de enfermedades y de almas. A cuantos no les dio como un dios, un alito de vida? Pero la ciudad ya no es de nadie y nadie la ama, sino aquel que la ha vivido y sentido. En su andar de paz iba elucubraba una “historia”, su historia, que es la de su ciudad. Amor más allá de su vida.

  3. joaquin muchas gracias por compartir tu escrito, me encanta cada vez que me encuentro con alguien y me cuenta alguna anecdota de cuando mi papa era su medico, o como muchas veces en la calle al saber mi apellido me dicen:hija del doctor bermudez? y me hablan de su eterno agradecimiento con papa por salvar su vida o la de algun hijo, o de como papa le devolvia el dinero de la consulta porque era muy pobre la persona y no solo eso encima le regalaba los medicamentos….ese era mi padre, como medico minucioso,muy humano y caritativo, muchas veces me decian es que a el DR.BERMUDEZ LE TENGO FE con solo llevarselo empieza a sanar, tambien solia hacer consultas gratis en taganga y la sierra en donde cuando estaba joven le gustaba ir como decia el ”a reventar cerro” porque le encantaba ir de excursion, tambien amaba el futbol que lo practicaba los domingos hasta que ya sus cansadas rodillas no le colaboraron mas…..como padre y esposo ni que decir…entregado y amoroso….jajaja le encantaba llenar la nevera de golosinas para que todos comieramos hasta la saciedad o ”gula” mejor jaja mi mama lo regañaba el decia: ay nohora dejalos comer, son niños…y asi fue con sus nietos y bisnietos a quien adoro…a papa le debemos las solidas bases con que nos formo haciendonos al igual que el personas de bien, rectas y humanitarias…nos inculco el no tener amor al dinero, el nos decia yo a uds no les voy a dejar dinero, la mejor herencia es LA EDUCACION y este era su afan…
    Como historiador un estudioso incansable, era su pasion la historia y despues de mi madre, enamorado eterno de santa marta, era una delicia cuando muy niña caminaba de la mano de el por la calle y me iba relatando los nombres de cada una de ellas ….y ni que decir cuando con tanto ahinco se dedico a salvar documentos antiguos para el archivo historico, recuerdo cuando lo iba a recoger al antiguo hospital san juan de dios, yo le preguntaba al guardia, buenas tardes a visto a papa? me guiaba entonces por un pasillo y quedabamos frente a una reja antiquisima que al mejor estilo de una pelicula de terror chirriaba cuando la abrian y todo tenebroso me mostraba otro pasillo oscuro y me decia esta alla al fondo, yo caminaba con miedo porque habia murcielagos y un dia uno me paso tan cerca que yo senti que casi se estrellaria conmigo..y alla en el fondo al final del pasillo en donde alguna vez fue la morgue del hospital, entre montañas de tierra, popo de murcielagos,cuacarachas, ratas por no decir mas encontraba a mi papa absorto entre tanto documento escogiendo y salvando lo que mas podia, exponiendo la salud de sus pulmones,….pero papa no pensaba en el….cuantas veces no le dije papa no se para que te matas, no recibes nada a cambio, no ganas dinero al reves sacas de tus bolsillos…asi era papa el no hacia las cosas por dinero, ni por reconocimientos, ni vanidad, el lo hacia por AMOR A SU CIUDAD… mi papa np fue apoyado por los politicos de aca, al reves, cuando ubico el archivo en lo que hoy es la sergio arboleda, cuando vieron ya limpio el lugar, decidieron quitarselo y ponerlo alli en esas instalaciones en el san juan de dios que les falta todo….alli donde esta mueriendo el trabajo de mi papa, donde los libros y documentos no tienen las condiciones para evitar seguir deteriorandose….que triste….estoy segura que si el archivo fuera algo que generara dinero,donde los buitres politicos pudieran sacar tajada y serruchar otra cosa seria, porque se perdieron los valores, hoy solo les interesa llenarse los bolsillos, la cultura,la historia, la ciudad, crees que les importa??
    para finalizar tienes toda la razon, senti que a la despedida de mi papa falto muchisima gente, y si, el gobernador, el alcalde, siempre delegando, esta era una ocasion donde debian estar presentes, pero sabes? al final agradezco a los que si estuvieron porque aunque pocos, fueron de corazon, sintiendo en el alma la partida de mi padre….quien fue siempre muy sencillo, no fue vanidoso ni hacia las cosas por figurar…por eso otra vez joaquin gracias mil, por tus palabras y gracias mil a todos los que de verdad aprecian y le dan el valor tan inmenso que tuvo mi padre.

    • Asi como lo describes fue mi abuelo paparturo, quien mas que mi abuelo fue mi padre d crianza,las palabras siempre seran escasas para describir la fuente de valores y virtudes que lo identificaban , eres el mejor ser humano que he podido conocer,mi heroe salvador de vidas y mi mayor admiracion y orgullo por esa entrega desinteresada a la recuperacion de la historia de nuestra hermosa ciudad, de ti pude descubrir que el exito al realizar las cosas no esta en realizarlas por cumplir el compromiso de tener que hacerse, sino de amar apasionadamente lo que haces, pude ver en ti que la medicina y la historia nunca fueron un compromiso o un trabajo siempre fue un sentimiento ,era de admirar ver esa entrega cuando te veia en las noches hasta altas horas de la madrugada envuelto en tus escritos. Y tus lecturas de innumerables libros sobre la mesa, ese papa complice q encontra de mi abuela siempre nos rellenaba de dulces y se iba en silencio a alistarnos la piscina y luego nos mandaba a llamar alegrandonos con esa sorpresa, o cuando nos pelabas los cocos para q comieramos estando en la piscina, me alegraba tanto ver que siempre estaba haciendo buenas obras por los demas,ver tanta solidaridad y humildad en ti, por eso es que se siente tanto el ese vacio inmenso por la magnifica persona que eras, y todas las cosas buenas que aportaste a santa marta y a la salud de innumerables samarios…

    • Bonita semblanza que deja ver cómo una vida honesta alcanza para sembrar ilusiones que no se perderán; el trabajo y la vida no pasan en vano. Lo conocí pero mi familia más y a nombre de ellos como habitantes de la calle 12 lo recordarían muy seguramente. Lo recuerdo moviéndose en un jeep y lo imagino atesorando documentos para lo que hoy en medios académicos se conoce como uno de los archivos históricos más importantes del caribe y al que lamentablemente ninguna institución ha sabido encontrarle un destino digno y no es tarde para ponerlo sobre la mesa de discusión. Una cosa quiero resaltar de su trabajo: No existe publicación o investigación sobre Santa Marta donde no se mencione como fuente al Dr. Arturo y para muestra de ello fines del año pasado (2011) comenté en este mismo blog sobre el lanzamiento del libro-documento-fotográfico “La historia de frente: Arquitectura de Santa Marta” del arquitecto-fotógrafo Antonio Castañeda con investigación histórica del arquitecto Alberto Escovar Wilson-White, alimentada en gran parte por la obra de Arturo Bermudez B. En el lanzamiento del libro que tuvo ámplia difusión y realizado en La Quinta de San Pedro Alejandrino no vimos a los cronistas interesados en el rescate de la memoria local. Pero Agenda Samaria si lo reseñó y con lujo de detalle. A nombre de la familia Martínez Sarmiento expresamos nuestro sentimiento de pesar y los acompañamos en este momento. De parte de Agenda Samaria ponemos a su disposición nuestra web para discutir el tema del archivo histórico que él tanto amó.

  4. por un malentendido,no pude ir a la misa y sepelio, me informaron que la misa en la catedral era a las 10:30 y la encontré vacía, sin embargo, te robo, Joaquin, un espacio,, para decir que el dr Arturo Bermudez Bermudez era la imagen misma de la Integridad, responsabilidad, altruismo , honestidad y entrega por la ciudad, ciudad esta a la cual no le importa nada que no sea producto económico, sin importar su origen, como decía mi difunto padre en una de sus obras, “santa marta es un lugar anti dialéctico donde todo es igual a todo y nada es igual a nada”.
    Paz en su tumba, Doctor Bermudez, usted hizo por esta ciudad mucho mas de lo que ella se merecía

    • Eso es así, Memo. Rafaél, tu padre, con varios libros publicados y cuentos ineditos, de los cuales tengo el honor de haber recibido algunos de sus manos, se fue en el silencio de esta ciudad anti-dialéctica, como el llamaba y título de uno de sus cuentos. Como digo en mi nota: lo preocupante y desesperanzador es que la mayoría de quienes asistimos a esos actos ya hemos entrado seriamente en la trocha de la vejez y, no había querido decirlo, son pocos los jovenes que nos siguen por ese cause

  5. Joaco, creo que el doctor Bermúdez, si hubiera podido asistir como téstigo a su propio sepelio, habría encontrado normal las ausencias que subrayas. Imagino que asistió la gente que lo quiso y que sabe de la importancia de su silenciosa tarea intelectual. Fue, supongo, un sepelio discreto, acorde con un hombre que hizo de la discreción una norma de conducta. Queda su obra, a la que habrá que divulgar y estudiar.

    Clinton Ramírez C

  6. Pienso que el doctor Bermudez cumplio con su tarea; corresponde a esos cuatro veteranos que cargaron su fèretro y a todos los amantes de la historia y de su obra, tomar su bandera para conducirla a la cima. Recordando a Rubèn Dario, – Interrogaciones- “Aguila que eres la historia: ¿Dònde vas a hacer tu nido? ¿ En los picos de la gloria?……. ¡ Si! ¡ En los montes del Olvido! “.
    ” Es el arte el que vence el espacio y el tiempo”.

  7. Querido Joaco:

    Muy triste con la noticia de la muerte del eminente médico e historiador Arturo Bermúdez Bermúdez. Con esa generosidad que lo caracterizaba, nombró a mi joven (en ese entonces) esposa Alba Marina Díaz-Granados, miembro de la Academia de Historia del Magdalena. Lo quise y admiré entrañablemente, facultativo ejemplar, investigador de la historia de Santa Marta y ser humano excepcional. No sé cómo pudo superar una tragedia familiar con motivo de un accidente lamentable en que murieron seres queridos de su alma. Paz en la tumba del inolvidable amigo,

    JOSÉ LUIS DÍAZ-GRANADOS

  8. El Dr. Arturo Bermudez no solo fue el médico de varias generaciones. Fue parte de todas nuestras familias. De niños, cuando nos enfermábamos, esperabámos su llegada con fé y esperanza porque encarnaba la seguridad, el conocimiento y el cariño. Lo recuerdo con mucho afecto y admiración. Guardo varios de sus libros. Hombre ejemplar, modelo de ciudadano. Necesitamos muchos más como él. Mis sentimientos para su familia.
    Alba Marina Díaz Granados

  9. muchas gracias a todos por tantas palabras a mi bisabuelo. Siendo el una persona llena de amor para entregar tanto que nos quiso como sus hijos y nosotros a el como un padre. No solo se nos fue el amor de nuestra vida, se nos fue nuestro padre, se fue el hombre fuerte y valiente se nos fue la mitad de Santa marta si alguien nos enseño a mar nuestra ciudad tanto fue el y en cuanto a la medicina a mi también me enorgullece salir a la calle y me digan tu eres nieta del doctor Bermudez el fue mi medico y era el mejor de todos. y así lo demostró con mas de una generación. cuanta falta nos hará nuestro querido, adorado y amado papa Arturo.

  10. ESTIMADO JOAQUIN:
    No dudo un instante que el mejor homenaje que le pudiéramos realizar u ofrecer al Dr. Arturo Bermúdez Bermúdez después de su muerte en los preludios del siglo XXI, es la pendencia científica que debemos emprender para rastrear y metamorfosear sus escritos, sus obras e idealización forjadas durante su vida como hombre real que lo fue; de manera que las presentes y nuevas generaciones puedan conocerlo en su verdadera dimensión, en su verdadera esencia.
    Arturo Bermúdez, será por siempre un hito inimitable de la ciudad de Santa Marta, que la historiografía moderna no podrá jamás prescindir y porque ha sido uno de los grandes protagonistas que ha registrado cabalmente los hechos, sergas y vicisitudes que engendraron a nuestra ciudad de Santa Marta. Hoy nos resulta a todos inevitable, toparnos con su pensamiento, con su obra y con su alma porque son de los hombres que verdaderamente hacen historia.
    Arturo Bermúdez no solo trazo un rumbo para que conociéramos la Memoria Histórica de Santa Marta, sino que además, nos ofreció los derroteros de su alma en cada una de sus obras, de sus investigaciones. Las obras escritas por Arturo Bermúdez, son unos convenientes trozos literarios de una fehaciente e irrefutable confesión histórica. Quienes lo conocieron y trataron son pruebas testimoniales del perfil de un gran hombre de nuestros tiempos, cuyos escritos son paginas de un artista consumado y de un filosofo de la historia.
    RAMON ANTONIO PALACIO BETTER
    Presidente. Sociedad Bolivariana del Magdalena.

  11. Mucha paz en su tumba,y que la fructifera labor que desarrollo por su amada Sana Marta, le llene de glorias y como una estrella ,ilumine el devenir de esta ciudad,amada por muchos y descuidada por pocos..
    GLORIA ETERNA AL MAESTRO ARTURO BERMUDEZ.
    P.D.me entere estando fuera de la ciudad,mi pesame a su admirable familia.

  12. Cristina hermoso escrito para Arturo, se nota que fue del alma de tu corazòn, forjado por ese gran hombre como lo fuè ARTURO, tengo muchos recuerdos de èl, hermosos desde niña, cuando la primera visita que hacia al llegar de Bogotà despues de pasar un año estudiando medicina en la Universidad Nacional era la de la residencia de mi familia en la calle 14 y preguntaba por los mellos, nos dio mucho afecto, siempre contè con èl, entre los recuerdos mas hermosos y llenos de agradecimiento que guardo en el fondo de mi corazòn, es el del nacimiento de mi hija Camila que fue prematura, diariamente llegaba ausculturla, cargando con el peso de niñ@s, la revisaba, la pesaba, me daba recomendaciones y alientos hasta que Camila cumplio dos meses me dijo: “ya puedes estar tranquila, Camila tiene el peso y talla de una niña de dos meses” como olvidar esos detalles, ese era ARTURO UN SER HUMANO EXECPCIONAL, en todas sus facetas, como amigo, como familiar, como mèdico, como historiador, es triste que los samari@as no reconozcan a este gran hombre, sus familiares, sus amigos, debemos ponernos en la tarea de organizar ese reconocimiento merecido para que èstas y las futuras generaciones cuenten en la historia de Santa >Marta con el gran legado historico-cultural que dejo Arturo y de generaciòn en generaciòn se transmita.PAZ EN SU TUMBA.

    • gracias sarita, que lindo lo que relatas, que decirte, el los adoro a todos uds, precisamente ayer mi mama saco un monton de fotos de cuando mi papa estaba haciendo el rural en un pueblo de cundinamarca y sale sonia mi hermana recien nacida y sonia tu hermana quien ademas era la adoracion de nena….que buenas epocas debieron ser no? bueno yo aun no estaba ni por las curvas, pero siempre senti el amor que mamapepa,nena, mi papa y en fin todos mis tios sentian por todos uds y por carmen tu mama y de igual forma aprendi a quererlos tambien y a sentirlos muy cerca. un abrazo.

  13. Nadie es profeta en su tierra, sin embargo el doctor Bermudez cumplio mas que por el reconocimiento, por su etica intachable como ser humano, hombre de letras y como hijo de esta su amada ciudad, su mayor gracia fue la facilidad de no ser uno mas indoliente. Los que no asistieron es por que no eran necesarios ya lo habia dicho el mismo, sus despojos martales metanlos en una caja de cuatro tablas. de mi parte respetos por la memoria de Arturo Bermudez, hijo de Santa Marta.

  14. DR. ARTURO BERMUDEZ BERMUDEZ, que en paz descanse.
    Increible, han pasado ya 17 días desde su partida sin regreso, pero su legado debe ser inmortalizado; generalmente las palabras se las lleva el viento pero somos incontables los testigos legítimos de tu ardua y devota tarea en esta tu querida Santa Marta, testigos también de un amor compartido por la ciudad que nos vio nacer, o también sirvió de cuna para arrullar a aquel que por cosas de la vida o por cuentos de piratas vinieron a dar a estas tierras. es hora que todos en un mismo grito aclamemos para que como en esos libros de historia en la época de piratas cuando saqueaban, robaban, mataban y que actualmente pasa lo mismo pero estos piratas modernos ahora lo hacen desde una oficina y las caravelas ahora son yates privados, autos de lujo, etc. nooo la destruyan mas!! no terminen con la belleza y riqueza natural que debía ser Santa Marta. Ya esta bueno! aprovecho este momento por que veo que hay todavía personas que les duele la ciudad, por eso se debe resaltar no solo en pergaminos que también son perecederos al tiempo, esto es un llamado que hago y que me imagino burla para muchos pero si tienen algo de conciencia se que en el fondo reflexionarán.
    Santa Marta calló en manos corruptas y no se ha podido levantar, la mas antigua de Colombia y la tienen en un eterno letargo. Por Dios que la tarea que nuestros abuelos quisieron realizar y que la fuerza corrupta del poder no les permitió no se siga burlando en la cara de todos.
    La alcaldía en su ausencia envió un emisario ofreciendo no se que acto solemne y honores para mi abuelo el Dr. Arturo Bermúdez Bermúdez como homenaje póstumo, estoy esperando a ver que ofrecen como agradecimiento a la labor de este Gran y Ejemplar Ciudadano. Santa Marta como Distrito Turístico, Cultural e Histórico da vergüenza!! así que el tiempo que nos quede a nosotros todavía para verla espero que se unan fuerzas con un mismo propósito ” el de verla prosperar “.

    Gracias a todos los que de corazón nos acompañaron.

    Margarita Rosa Bermúdez Santander

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s