Domingo de resurrección

(Comienzo de los sesentas)

Durante Jueves y Viernes Santos las voces de las campanas eran reemplazadas por el tra-tra-tra-tra-tra… de una matraca  instalada en el campanario de las iglesias. Las imágenes del santoral habían sido cubiertas con paños morados. Por la radio sólo se escuchaba música clásica, en especial de Bach. Todo el ambiente llamaba al recogimiento, incluso el clima el día viernes, créanlo o no, después de un intenso sol al mediodía, se tornaba nublado y oscuro a partir de la hora Nona.

Ya habíamos superado la amenaza de convertirnos en sirenas si nos metíamos al mar. En años anteriores, por esa razón, las playas permanecían desiertas. No obstante haber superado ese temor, no era mucha la concurrencia y pese a todo las aguas se notaban diáfanas y las olas bajas y lentas en su vaivén. Para ese entonces, durante la Semana Santa el ambiente en general era de recogimiento, las personas vestían con mucho recato, hasta de luto las mujeres, y se movían como mucha solemnidad y respeto por la fecha; pienso que era el reflejo colectivo, conciente o inconciente, de las creencias inculcadas desde niños que aún no habían sido quebradas y superadas. El respeto y temor a la divinidad se hacían manifiestos.

Al llegar el Sábado de Gloria el ambiente cambiaba, la música ya era más alegre, aunque todavía suave. A las doce del día volvían a sonar las campanas en un repiqueteo de alegría y, en tiempos del mercado público en la plaza de San francisco, los carniceros azotaban los cuchillos contra las lozas de mármol de las mesas y los perros en jauría corrían en estampida sin rumbo. En las iglesias se preparaba la Vigilia Pascual para encender el cirio con el fuego nuevo y bendecir las aguas de las fuentes bautismales.

Terminaba así la Semana de Pasión y se abría el período pascual. El nuevo fuego, con el cual se encendía el cirio, se hacía manifiesto de forma emotiva con la procesión del resucitado en la madrugada del domingo.

La despertada era a las cuatro de la mañana para poder hacer presencia en la plaza de San Francisco y lograr un buen puesto, antes de la cinco. A esa hora desde la catedral comenzaba el desfile de recepción encabezado por la imagende la virgen María y seguían las de San Juan, San Pablo y San Pedro,la Magdalena, Santa Marta, que tomaban la carrera cuarta para llegar a la plaza de San Francisco. Mientras, al otro extremo, por la carrera cuarta, desde la parte trasera de la iglesia en la calle de la Cruz, aparecía la imagen de Jesús resucitado; de mayor estatura al canon natural, con el brazo derecho hacia arriba y en la mano izquierda un pendón, con sus partes intimas  medio cubiertas por una sábana que arrastró desde el sepulcro, y flotando sobre una nube.

Al aproximarse a la plaza los portadores de la imagen la mueven hacia los lados y hacia atrás y adelante, saludando, al son de la música de la banda Santa Cecilia que ha empezado a tocar música alegre. Las otras imágenes, que ya habían llegado a la plaza, hacen lo mismo mientras se ubican a un lado para darle paso al resucitado. La gente emocionada aplaude y agita pañuelos blancos, y de otros colores y cuadritos también. La procesión sigue hasta llegar a la catedral donde la imagen del resucitado permanecerá expuesta durante cuarenta días, al final de los cuales volará hasta perderse entre las nubes.

En la iglesia San Francisco, en una especie de gruta armada con los papeles del pesebre, permanecía el sepulcro vacío, la imagen había sido muy bien cubierta con una sábana que daba esa apariencia. Años después ya no decoraban el ambiente y sólo cubrían el rostro de la imagen dentro del sepulcro con un pañito morado que no disimulaba para nada su presencia.

Ese día, a pesar de ser domingo, nos embargaba una especie de nostalgia o aburrimiento, y no era otra cosa que el saber que llegaba el lunes y había que volver al colegio.

Anuncios

9 pensamientos en “Domingo de resurrección

  1. que bueno es retroceder en aquellos aquellos tiempos y dejar volar la imaginación, para recorrer en la memoria el encuentro del resucitado y su madre Maria solo cuatro cuadras de la calle 13 a la 16,
    con carrera 4. Corto pero emotivo, terminado el momento,mi papa nos recompensaba con un delicioso helado de la heladería shercol en la calle 15 con carrera 3.

  2. Excelente narrativa, te falto recordar el acto casi heroico que viviamos los miembros de la banda de guerra (hoy banda marcial) del colegio San Luis Beltran, al prestar guardia de honor al monumento en patejas de dos y durante treinta minutos, Con el uniforme de gala, saco de paño azul, corbata nergra y pantalon de lino cremita, con rayas o cintas rojas a cada lado de la manga del pantalon. Los cirios y velas del monumento nos hacian sudar todas nuestras faltas juveniles. !Que tiempos aquellos!

  3. Qué buena radiografía de los hechos Joaco, pero mejor, qué fotografía en la que plasmaste todos los hechos. Lo fregado era que no cocinaban sino que nos tenían a punta de dulce que había preparado con antelación y el domingo todos desde el balcón de la casa (carrera 4 entre La Cárcel y Acequia, frente a la Minerva de Caputo) veíamos pasar el magno evento. Lo que no recuerdo muy bien, o mejor no me ubico es la Shercol en la dirección que dice Martín. Me acuerdo de la Delicrem de la familia Guerrero. Gracias Joaco por mantenernos viva esa imagen de niñez, juventud y de la vieja Samaria. Un abrazo y saludos a la prima elsa Ceballos.

  4. El sitio que referencia Martín es la Frutería y Heladería Shergolds en la calle 15 entre tercera y cuarta, costado norte y atendida por el esposo (extranjero) de la sra. Nancy sanchez. Realmente fue una heladería diferente por la cremosidad de sus helados toda vez que el mix lo preparaban con fórmula especial además de otras delicias con frutas y su rico pye de limón.

  5. Recopila tus cronicas històricas y publicalas con seguridad que a los samari@s nos encantara contar con un libro que rescate nuestra memoria, constumbres, tradiciones que tanta falta nos hacen

  6. Joaco me admiro de tu memoria, es increible como recuerdas todos los detalles, te felicito y me agrada leer tus notas porque recordar es vivir, un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s