Cuando la vida vale mucho menos que un celular

Toda la ciudadanía  ha quedado consternada por el vil asesinato de Lina del Rosario Payares Sanjuanelo, el 4 fe febrero pasado.

Me refiero a que en este país, consagrado a la todas las vírgenes y a todos los santos, la vida humana vale mucho menos que un teléfono celular de los más sencillos. Una amiga me mostró, hace algunos días, el mensaje que le envió su hija al llegar a Nueva York, donde reside; decía: “Mami, llegué bien. Ya puedo hacer uso del celular en la calle sin temor alguno. Besos…”.

Desde hace mucho tiempo en Santa Marta los estudiantes, las secretarias y las personas en general vienen siendo azotadas por las parejas de atracadores de la moto. Varias de las victimas han sido arrastradas sobre metros de pavimento por mantenerse aferradas al bolso. En algunos barrios se ha hecho la constante del día. Como es la constante del día, también, el obituario que nutre los tabloides de la sangre, de circulación matinal, algo así como alimento para el alma, bien temprano.

“La Administración Distrital y Policía Nacional refuerzan mecanismos de seguridad para combatir delincuencia en la ciudad”. Eso me parece haberlo leído y escuchado en repetidas ocasiones anteriores.

“Preocupados por el hecho ocurrido con la joven universitaria, …el alcalde Juan Pablo Díaz Granados y el comandante de la Policía del Magdalena César Granados Abaunza, se reunieron en la tarde del sábado con un grupo de habitantes del barrio El Porvenir y sus alrededores, con el propósito de implementar mecanismos para reforzar la seguridad en el sector”. Por lo pronto ya empezaron con ese barrio, y la prensa les dio cartel; ahora les falta hacer las mismas reuniones con el resto de barrios de la ciudad. Porque el asunto no es, no puede ser, sólo con la calentura del dolor y en lugar de los últimos hechos.

Como siempre no han faltado los que fácilmente encuentran la causa determinante en la superficie. Las motos, ya lo dijeron una vez más, son las culpables; igual que el sofá de aquel cornudo, que para evitarse los cachos de la mujer, arrojo el mueble de los encuentros amatorios por la ventana.

Lo que sucede en la ciudad es, en parte, el coletazo de los hechos que han caracterizado la vida nacional en los últimos lustros y cuya influencia en todos los sectores ya ha sido ampliamente debatida y comentada, afirmada y desmentida.

De otra, es la cara oculta de la nueva Santa Marta. La parte que le toca al pueblo del auge turístico, de la Marina Internacional, del Centro histórico adoquinado, de los restaurantes y bares de extranjeros, en fin de la Santa Marta que usted quería. De la cual no escapan ni los barrios de estrato seis que ya hasta comparten también con los barrios del norte la inmundicia de las aguas negras y los barriales.

Sí, Esa misma Santa Marta que se ha quedado sin playas y que cada día se va tiñendo más de negro, tanto por la contaminación del polvillo del carbón en su manipulación y embarque portuario como por el luto creciente de su gente.

Sí, la vida vale mucho menos que un teléfono celular de los más sencillos, y no sólo aquí sino en toda esta nación de remiendos e historias inventadas, de engaños y simulacros. De indiferencia, ineficiencia e ineficacia. Donde la corrupción campea de extremo a extremo. Con una justicia de remiendos que, según comentan por las esquinas, los delincuentes ya saben que por mucho son cuatro meses los que han de pagar por un muerto, si es que los atrapan. Donde las recompensas se tiran a la tiña con la certeza de que no habrá quien las cobre.

No es sólo un asunto de estudiantes adoloridos por la muerte de la compañera Lina del Rosario, es un asunto que compete a todos, pues ya se ha convertido en un asunto de la vida y su preservación, ante el permanente acecho criminal de bárbaros a quienes la misma sociedad les ha quebrado la dignidad.

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Cuando la vida vale mucho menos que un celular

  1. Pingback: Duelo samario

  2. JOACO, CUANDO COMPARTÍA OFICINA CON QH JAVIER RENGIFO EN LA CALLE 18 FRENTE A LA ESCUELA MAGDALENA, UNA TARDE TIPO 4 O 5 pm FUI A ACOMPAÑAR A UNA AMIGA DESDE LA OFICINA HASTA LA CARRERA 5a, CAMINANDO POR LA CARRERA 8 HASTA LA CALLE 17. A LA VUELTA, FRENTE A AL PORTON DE LAS ZAPATA QUE VENDÍAN AREPAS FRITAS.
    RECUERDO QUE VENÍA HABLANDO CON MI AMIGA CUANDO DOS TIPOS NOS SORPRENDIERON, UNO DE ELLOS TOMÓ A MI AMIGA POR DETRÁS, LE INMOVILIZÓ LOS BRAZOS Y LE PUSO UN CUCHILLO O NAVAJA EN EL CUELLO, MIENTRAS QUE ME OBLIGABA A ENTREGAR TODO LO QUE TENÍAMOS. A ELLA LA DESPOJARON DE UNA CADENA Y EL DINERO QUE LLEVABA.
    PERO LO SORPRENDENTE ES QUE HABÍA MUCHA GENTE ALLI, JOACO, GENTE SENTADA EN LA PUERTA DE LAS CASAS, QUE AL VER LO QUE PASABA ¡RECOGIERON SUS SILLAS, SUS MECEDORES, Y ENTRARON A SUS CASAS!
    ESO ME PINTÓ DE CUERPO ENTERO Y DE LA PEOR MANERA, EN CARNE PROPIA, LA FALTA DE SOLIDARIDAD SAMARIA Y LA COBARDÍA NUESTRA ANTE EL CRIMEN, ENTENDÍ POR QUÉ LOS CÁRDENAS Y LOS VALDEBLANQUEZ SE APODERARON DE LA CIUDAD AÑOS ANTES Y POR QUÉ LOS CHAMIZOS COMENZABAN A MANDAR EN ESE ENTONCES, AÑOS 1987.
    LO QUE SUCEDE AHORA ES IGUAL, 23 AÑOS DESPUES.
    DE PRONTO EN EL MERCADO AL ASESINO LO HABRIAN LINCHADO, COMO AL HOMICIDA DEL FRUTERO HACE UNAS SEMANAS. PERO ESO TIENE OTRA EXPLICACIÓN QUE NO ES LA SOLIDARIDAD NI EL VALOR SINO LA VENGANZA Y EL MIEDO.
    POR ESO HAY QUE SALIR A MARCHAR EL VIERNES, A PROTESTAR CONTRA LOS MALANDROS, QUE NO SON SOLO ESTOS.
    AISLEMOS AL TRAQUETO, CONDENEMOS AL TODO VALE, AL CORRUPTO QUE CON UN SUELDECITO TIENE CARROS LUJOSOS PARQUEADOS EN SU GARAJE O LA PUERTA DE SU CASA, PORQUE TODO ESO SALE DEL DOLOR, DEL CRIMEN, DEL NARCOTRAFICO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s